Cómo manejar fracasos y rechazos en el trabajo

Todos los días amanecemos con el carácter cambiado probablemente porque pasaste una noche llena de pesadillas, o no descansaste lo suficiente y también como no porque te levantaste con hambre y no conseguiste nada de comer en la nevera con que alegrar al estómago quien se está quejando porque no le has metido nada en las últimas 48 horas y eso es muy dañino para la salud en general pero cómo manejar fracasos y rechazos en el trabajo.

Nos preparamos como todos los días para ir a trabajar y conseguir dinero fresco para tratar de traer el alimento a la casa y al llegar a la oficina me encuentro con la desagradable noticia que los productos que oferté ayer vía e-mail fueron rechazados por el comprador porque consiguió una mejor oferta y eso para mí es un rotundo fracaso porque las expectativas de venta estaban cifradas en ese potencial comprador, pero no todo está perdido porque ya vamos a ordenar reformular la cotización para entregarla directamente al comprador.

Cargando los pesares de la vida

No se puede andar por la vida con esa cara de amargura como si el mundo se fuera a acabar, y decimos esto por la cantidad de personas que abordamos a diario y que nos dan la impresión de que parece que no están bien ubicados aquí porque de otra manera no se puede entender ese desanimo que los acompaña permanentemente cargando los pesares de la vida sin pretensiones de querer hacer algo para cambiar su situación, la cual de seguir esa tendencia será fatal.

Todas las situaciones que llevamos por la vida son como un estigma que llevan una carga emocional de corte psicológico que te hace pensar que los fracasos son culpa tuya, y la cosa no es así como la dibujan, porque en muchas ocasiones y oportunidades tú has salido de tu casa con pensamientos altamente positivos dispuesto a comerte el mundo cuando de repente te asaltan unos pensamientos que te hacen pensar dubitativamente entre si será bueno o será malo lo que vaya a ocurrir, y por eso nosotros con nuestra experiencia te decimo ánimo y no aflojes que el mundo es tuyo.

¿Qué hacer si te sientes rechazado en el trabajo?

Cuando una persona se siente rechazada es porque en su yo interno tiene algo que no funciona bien psicológicamente hablando, y lo decimos con propiedad y conocimiento de causas; si no vayan a leer los tratados del célebre psiquiatra Sigmund Freud quien fue el padre del psicoanálisis y encontraran en sus lecturas la cantidad de dolencias psicosomáticas que alteran la racionalidad de las personas y los lleven hasta el hecho de negarse ellos mismos.

Debes asegurar las secciones que tú controlas

En toda área laboral hay partes donde por tus conocimientos tú puedes controlar perfectamente,  y por lo menos debes asegurar las secciones que tu controlas para que no se te vayan de las manos y pueda producirse un caos generalizado, ya que esa secciones tienen que contar con todo el apoyo logístico que se requiere para que den el fruto esperado en el corto tiempo estipulado y que con lleva por supuesto a lograr mejor control de inventarios y reposición de mercaderías.

No te preocupes por lo que vaya a suceder

Te lo hemos repetido muchas veces que el mundo no se acaba porque has insistido más de una vez, todo lo contrario hay que seguir insistiendo y no te preocupes por lo que vaya a suceder, porque si esa oportunidad es para ti pues así será y debes levantar ese ánimo alicaído que tienes porque debes recordar que el cuerpo es fiel reflejo del alma y si vas a estar con esa cara de no sé qué, el entrevistador lo menos que puede pensar es que estas enfermo o pajeado y eso deja mucho que desear. Si estás buscando empleo debes animarte y atacar al mundo y a la vida entusiasmadamente.

El que persevera vence

Así es la vida una cruda realidad a la que tenemos que enfrentarnos todo el tiempo, pero el que persevera vence porque esa es la razón de nuestra existencia, sino cual es el motivo que nos trae a estar por aquí si bien pudiéramos estar en otro lugar más agradable con mejores condiciones y sin mucho afán para conseguir las cosas que necesitamos para poder vivir un poco más tranquilos y sin angustias que nos enferman y nos estresan poniendo en grave riesgo nuestra salud y de ahí es que provienen tantas enfermedades laborales que incapacitan a millares de trabajadores.